Marzo del 76 – El regreso de los pedófilos setentistas (2013)


Hola estimados cófrades de los sonidos. Hoy les traigo a Marzo del ´76. Nombre que remite a una de las heridas más profundas y aun sangrante de la historia reciente de la Argentina. Y si bien, como ya deben estar conjeturando, la banda practica una letrística de compromiso y denuncia social, también vale aclarar que no están detenidos en el loop de repetir el discurso llorón de los setentas. Aunque, claro, la ideología predominante en las canciones los arrima a la izquierda socialista. Y es que Marzo del ´76 pertenece a esos colectivos que entienden que el vocablo país, con todo lo que el concepto implica como hiperónimo, no es más que un discurso alienante para controlar conciencias. Personalmente, creo que hay bastante de cierto en tal apreciación. Pero a nadie le importa lo que opino, al menos en este contexto, así que vamos a lo importante: Marzo del ´76 y el hermoso disco que hoy les comparto: “El eterno retorno de los pedófilos setentistas”. ¿Qué hipotetizar a partir de semejante nombre?  Muchas cosas, probablemente referidas al 24 y su relato bélico.

Pero no, no va por ahí la propuesta de Marzo del ´76. Practican un Street punk – que perfectamente podría llamar, simplemente, punk callejero; pero no lo hago porque el anglicismo genera un hipertono que, a vos, sí, a vos, te encanta – con letras referidas a sucesos propios de los suburbios de cualquier ciudad occidental. Así, se habla desde los delirios suicidas de una chica de clase media hasta de la pesadumbre de una nena que se tiene que prostituir para vivir. Porque si es menor, pienso yo, no se la puede calificar como trabajadora sexual sino como víctima de la violencia machista que infecta al mundo y que en la Argentina se cobra una vida cada 42 horas. Ni dos días se toma el machirulaje asesino.

Aclaro que, si bien la podemos catalogar como una banda punk, Marzo del ´76 ha sabido moverse con frescura y desparpajo en este, su único long play (otro hipertono, bro) porque recorren distintos matices del género hasta llegar a una bellísima simbiosis entre punk y cumbia villera en el tema “la amenaza tropical”. Un hermoso álbum, para escuchar fuerte y moviendo la cabeza al son de la conciencia de clases.  

Una vez más les dejo tremenda belleza que, si bien está en la verga de spotify, acá la pueden bajar para difundir sin tener que pagarle a la tal mega empresa. Los dejo, hermosa gente del garaje y las melodías del bien. Abrazos grandes.

Acá está, si no querés leer mi panfletería habitual, el disco para descargar: Marso del ´76 – El eterno retorno de los pedófilos setentistas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: