Archive for the Portishead Category

Portishead – Roseland NYC (1998)

Posted in 1998, En vivo, Portishead, Trip hop, UK on 7 agosto 2010 by wirtis
Portishead - Roseland NYC Live

Portishead - Roseland NYC Live

Portishead. Una banda que hacía rato no escuchaba. Aunque sí miro por ahí el DVD de Roseland. Porque está bueno, cuando vienen los amigos y tomamos unas chelas en la cocina. Donde más cerca está el maní y las papas. Entonces, ahí, en la cocina; decidimos que mejor que poner el equipo de música al tope, sería mejor pasarla con algún recital. Para que además de música haya algo que ver. También es cierto que muchas veces nos asalta el silencio. El más atroz que se pueda aparecer: Ese que delata la vanalidad de una relación  fundada en amor. Y uno supone que está todo bien, qué buena onda o ¿no? Y resulta que la experiencia no es nada al fin. Entonces, para que ese silencio delator nunca más se vuelva a interponer en nuestra relación decidimos que era mejor poner un video. Pero no la televisión o una película. No. Porque eso grita sin ninguna discreción que somos patéticos. Que tan podrida está esta situación que ni charla vacua puede haber. Es triste hermano. Triste.

Pero no. No quiero decaer. Lo que pasa es que  Portishead tiene esa belleza melancólica que tanto me engolosina. Entonces, algo que debía ser festivo. Para unas copas y un vino, se transformó en una catarsis sentimental. Inevitable con Portishead.

Portishead se formó en Bristol, de su Inglaterra natal. Allí adoptaron el nombre de un poblado cercano. Famoso de alpes y fantasía. Aunque, según cuenta una vieja leyenda; el lugar estaba habitado por sombras que deambulaban en las mañanas. Acechando en la neblina. Cazando niños. No doy crédito a este tipo de historias. Sin embargo mi abuelo, que es un incansable aventurero; me contó que visitó Bristol, allá en Inglaterra. Me contó que las noches eran frías y las mañanas neblinosas y tristes.  Nunca vió las sombras, pero su amigo y compañero Natan, desapareció allí. Por tres largos días Natán desapareció llevandose consigo el dinero y los víveres. Entonces mi abuelo lo buscó. Lo buscó incansable porque nada podía sin el mínimo sustento: Inglaterra siempre fue una dama cara y egocéntrica.

Portishead

Portishead

Incansable pasó mi abuelo por hospitales y burlesques. Nada. El mutismo más absoluto cernió sobre el paradero de Natán. No obstante mi abuelo siempre fue un hombre de pocas palabras pero mucha acción. No paró de buscar a Natán. Hasta que el destino o el azar, la verdad que él no sabe precisar, lo llevó a los suburbios de Bristol, a Portishead. Ahí donde los niños desaparecían y las lavanderas temían. Un pueblo de miedo. Porque es cierto que los alpes y el atardecer eran muy bonitos. Pero también es cierto que la gente vivía atemorizada, encerrada en sus casas como si fueran los más crueles de los criminales, merecedores del aislamiento más necio. Y tal vez así fuera. Porque nada quisieron hacer por mi abuelo que llegó al pueblo hambreado, cansado y roñoso. Caminó las calles que de a poco lo cercaron en Portishead. Y entonces buscó, una vez más, como ya lo había hecho en Bristol; a Natán. Empresa en extremo difícil. La gente parecía temer u odiar su presencia. Entonces el mutismo, la indiferencia o la violencia verbal. Según el relato de mi abuelo, esos actos buscaban enmascarar el temor que dominaba las voluntades de Portishead, el pueblo maldito.

La única pista que tenía era una cajilla de cerillos que Natan había olvidado en el hostel. La cajilla era de un cabaret ubicado en los suburbios de Bristol, en Portishead. Entonces, soportando la clara animadversión de los lugareños, mi abuelo se las arregló para llegar al cabaret, ubicado al pie mismo de una de los alpinosos escenarios ingleses.  En este punto el recuerdo se le hace borroso al viejo: tantos años han pasado ya. Hace tanto que enterró a su amigo Natán, además, que recordar las juveniles aventuras alegra, pero también confirma el final. Sin embargo me contó que logró entrar al cabaret. En realidad afuera era una casa más bien  estirada y monocorde, de un mismo tono ocre y solitario. El musgo, más propio del bosque que de una geografía como esta; se había adueñado de todos los bordes. Mi abuelo tomó coraje y entró, de una patada decidida volteó la puerta. Entró y encontró a Natán. Estaba con todos los niños del pueblo, todos sumidos en los extraños acordes de una música triste y desoladora: esta que hoy les traigo. Porque mi abuelo vió que era tal la belleza y sublimidad que la trajo para acá y me la hizo escuchar. Así descubrí a Portishead. Después, cuando los años robaron mi inocencia; descubrí que Portishead era una banda inglesas, bastante conocida.

Portishead

Portishead

Bueno, acá se los dejo: Portishead – Roseland NYC.

MúsicAdcitos

Acá encontrarás bandas de distintos géneros y de todo el mundo.

REBEL SOUNDS

Garage & more wild stuff from around the world

garagelatino

Garage & more wild stuff from around the world

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.