Archive for the Orquestas Beat Category

VA – Come spy with us

Posted in Orquestas Beat, Varios Artistas with tags , , , on 9 enero 2015 by wirtis

frontHola mis amiguitos del garage, hoy les traigo un tremendo disco que gira en torno al leit motiv de los espías. Es así que cobija entre su más o menos treintena de tracks gemas como el tema del Super agente 86, de las pelis de James Bond, la versión original de Misión Imposible y algunas bellezas más que deberán ustedes descubrir. por otro lado adjunto a este post una fábula de – por qué no decirlo si no estaría incurriendo en ficción – mi alter ego Pablo Doti. Un texto bastante choto desde mi parecer pero que trata de contar una situación:

“La fábula de la zarigüeya envidiosa.

Hubo una vez una zarigüeya que deseaba tanto tener fama y trascendencia que no medía ni escatimaba recursos en pos de su causa. Buscó construir su fama desde alguna disciplina que le reportara notoriedad y alcurnia. Fue así que se dedicó a la cocción de spirituosa bebida.

Con el tiempo y el obsecuente empeño tejió un lugar nada deleznable dentro del panorama local de los cocineros de spirituosa bebida. No obstante algo lo atormentaba, algo le hacía ruido en la cabeza: nunca había ganado el gran premio spirituosa bebida provincial. Y claro, sabía él, obtenerlo significaba la añorada consagración. No era mucho, tal vez piensen ustedes amigos, pero para quienes sabemos de infiernos chicos, levantar la cabeza y recibir un flash es lindo y reconfortante.

Fue así que se presentó en el gran premio spirituosa bebida provincial. Para la ocasión puso especial atención en adobar con todos los ingredientes necesarios para obtener un brebaje equilibrado y acorde al gusto popular. Tenía algunos condimentos clásicos, que remitían a la tradición, y justas dosis de amor, luz y sentimentalismo universal. ¡Esto no puede fallar! Y así depositó la confianza en su brebaje de fácil digestión.

Pero quiso la mala suerte, el destino o simplemente el jurado del concurso, que no fuera para él, el premio mayor sino para un perro despeinado y melancólico. Bicharraco ridículo, parco y de pocas palabras que la zarigüeya había usado alguna vez pero tenían en poco menos que medio para su fin.

Spy BackLa cuestión es que la zarigüeya se indignó. Para colmo sus amigos del grupo de cocineros vuelos spirituosos cizañaron su encendido ego con rumores vagos, imprecisos, tan propios de charcos como esta ciudad. Pero fue uno en especial el que más lo indignó, el que más le molesto; uno que decía que el brebaje ganador antes había sido degustado por otros ajenos al jurado. Y claro, le olió que por ahí podía canalizar su ira. Porque, todo bien, pero si él no tenía el premio, menos lo iba a tener este perro maltrecho y parco. Menos si había cometido el ilícito (y lo decía esgrimiendo el dedo admonitorio) de haber hecho probar su brebaje a otros antes del concurso. ¿Y por qué? Porque decía el artículo catorce del reglamento que no podía haber sido probado la spirituosa bebida a competir por ningún otro antes  que el jurado.

Entonces, borracho de auto satisfacción publicó una encendida denuncia en su muro de Face. Claro que por encendida, viniendo de la zarigüeya, fue un tibio señalamiento de “irregularidades” sin comprometerse mucho. Con todo, el debate estalló porque  se valió de un comentario que había hecho el gallito. Que no era enemigo del perro ni le tenía animadversión; más bien lo contaba entre sus cófrades. La cuestión fue que la zarigüeya tergiversó el post del gallito para justificar su denuncia.

De inmediato aparecieron varios representantes del mundillo de cocineros de spirituosa bebida – que no son tantos y todos se conocen aunque se hagan los otros cuando se cruzan por el perímetro del charco – y con más sutileza de la debida le dijeron que era una bajeza lo que estaba haciendo, que no correspondía la que se estaba mandando. Pero él, embebido de soberbia siguió acusando, tanto es así que compartió el post por toda la red, desacreditando así al perro. Porque no era el problema que cuestionara el concurso, si lo bien que hace cuestionar siendo como es un hábito democrático y saludable. Pero él no hacía eso, él no buscaba la verdad, más bien estaba gruñón y resentido y quería dañar a su contrincante.

Cuando se enteró el gallito negro de cómo la zarigüeya había tergiversado su publicación y de cómo había desacreditado a su amigo, el perro se calentó. Y llevaba razón en ello. Porque la cosa era bien rastrera: la zarigüeya lo nombraba en el post pero no lo etiquetaba, hecho que demostraba su mala fe y saña ya que lo tenía de amigo en el face. El gallito, que era bravucón y soberbio, se enojó. No obstante le había prometido a su chica no exacerbarse ni insultar al prójimo. Porque son prójimos gallito, como vos y como yo, le decía mientras él la besaba al ardor de las sábanas. Entonces pensó: ¿Cómo le explico a la zarigüeya que el brebaje que probé apenas era una forma rudimentaria y previa de la ganadora, cómo le hago entender que no es el mismo aunque se parezca, cómo le explico que el perro es mi amigo que solo probé lo que él estaba preparando para el concurso pero para que lo mejorara. Cómo hago si eso era lo que explicaba en el comentario que él tergiversó?

No se le ocurrió el cómo. Entonces le comentó:

Zariguella puto, no te metás con mis amigos y no tergiversés lo que digo.

los-detectives-salvajesDale gallito, sé sincero decí si lo probaste….dale, dale. Contestó la zarigüeya tramposa. Pero el gallito, si bravucón, no tan remolón: ya expliqué que lo probé pero solo para mejorarlo, luego, no es el mismo spirituoso que cocinó y ganó. No incumple el artículo catorce, zarigüeya.

Pero gallito, yo no estoy atacando al perro, solo cuestiono los modos del concurso porque es muy irregular.

No parece, porque has nombrado al perro con pelos y señales, más bien parece un ensañamiento con él porque pretendes impugnar su premio.

No es así, dale, decime que lo que probaste era la misma spirituosa que presentó, dale decime.

Pero ya te dije que no.

Spy FolderEn tanto seguían los cocineros de spirituosas bebidas tratando de hacerle entender que su actitud era deleznable por resentida y mala leche. Pero no, no, porfiaba él, lo hago para para demoler esta pésima gestión cultural.

Y el gallito negro se aburrió. El perro verde nunca apareció (y lo bien que hizo), el resto de los cocineros también se aburrieron y dejaron a la zarigüeya rabeando sola. Y nunca entendió el triste bichito que lo suyo estaba condenado al fracaso porque concebía la cocina de spirituosa bebida como un medio para obtener renombre y trascendencia (caros y preciados valores para todo ser vivo)  pero de modo equivocado y egoísta.  No era para él el fin cocinar buena bebida, no, era el medio para obtener fama y plana. Luego, su bebida era insípida. Llena de gustos comunes y carente de inspiración. Pero la zarigüeya no lo aprendió.”

Les gustó. Cuánto me alegro. Acá les dejo esta belleza. Descargen rápido, los links duran poco en Zippyshare. Get it: VA – Come spy with us.

MúsicAdcitos

Acá encontrarás bandas de distintos géneros y de todo el mundo.

REBEL SOUNDS

Garage & more wild stuff from around the world

garagelatino

Garage & more wild stuff from around the world

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.