Cancerbero – Vida (2010)


Hello, you fucking loosers. Here I come again, once more. This time I bring Cancerbero, just like last post. Pero qué le voy a hacer si en estos tiempos de pandemia y a causa de haberlo conocido al Can Can (AKA Cancerbero) me he vuelto un gran escucha de RAP. De hecho, yo, tipo de las letras, probado y estudiado, no tenía ni idea de que RAP significa Rythm and poetry, es decir, ritmo y poesía. Lo descubrí una vez que empecé a escucharlo al perro del infierno. Sin embargo, tal vez se preguntarán como un ser humano como yo, melómano y curioso de la música no sabía algo que es una verdad de Perogrullo. Y yo les respondo que tampoco encuentro una explicación más que mis habituales prejuicios hacia todo lo que viene del imperio yanqui. Y no es que piense que todo lo de ellos es una basura imperialista, para nada – me confieso gran admirador de muchos de sus artistas, en especial escritores y músicos – pero, estrictamente en lo musical, no les doy bola hasta que no conozco su correlato latinoamericano. Y tal es lo que me aconteció con el RAP. Porque descubrir a Cancerbero fue empezar a conocer un montón de rapers latinos y si bien pensé que no iba a evolucionar a poetas de otros continentes, les cuento que lo he descubierto, relativamente poco tiempo atrás, al muy groso de Pablo Hasel, un chaval de España, que está preso por sus versos. Así que nada está dicho en cuestiones de descubrimientos y nuevos productos culturales. Pero hoy nos reúne el Can-Can. No sé si sabés, pero este chico venezolano, muerto seis años atrás, se ha convertido en una leyenda del RAP en particular y de la música en general. Y ¿por qué? Creo que las respuestas las podemos buscar en las leyendas modernas y su construcción. Tradicionalmente, se define a la leyenda como la narración que expone cómo surgió un fenómeno. Suele suceder en un tiempo indeterminado, pero no prehistórico, y tiene por personajes a seres normales. Este último aspecto, querides, lo diferencia del mito, ya que entre sus personajes es común que aparezcan dioses, semidioses y seres mitológicos. La trasmisión de las leyendas suele ser por vía oral, aunque la herramienta que permitió su perduración es la escritura.

Ahora bien, con el auge de las tecnologías de la información, la constitución de la leyenda sumó algunos elementos que dan fuerza al relato, tales como las filmaciones y grabaciones.

El caso de Cancerbero se construye, justamente, a partir de estos elementos porque de él quedaron no solo los excelentes temas que grabó sino también varias filmaciones. Aunque, para bien de la leyenda, no son millares, al igual que sus canciones. Y esto es porque Cancerbero se murió joven, aspecto importante para erigir la leyenda es una muerte joven, en especial en el ámbito del arte. El morbo humano por la tragedia se exalta en un caso como este: joven, talentoso y trágico. Todos los elementos contribuyen para erigir la leyenda. Y claro, amigues, una calidad y una capacidad para condensar ideas en su escritura envidiable.

Ahora bien, el Can Can, muerto joven, truncó su proceso de desarrollo, creo yo, porque al escucharlo y reescucharlo, si bien estamos ante un clásico también estamos ante un artista en vías de desarrollo. Sus canciones, que son supremas comparadas con la mayoría, sin embargo, todavía podían ser más logradas. No alcanzó a experimentar con otros sonidos – tal vez una muestra de lo que podría haber sido sea el último extended play, “gimme five” – ni a desarrollar su letrística (se reconocen versos repetidos en varias de sus canciones y algunos lugares comunes que seguro habría superado con el tiempo). Una pena, la verdad, lo de Cancerbero porque queda esa sensación de qué tanto más nos habría regalado a nosotres, tristes y mediocres mortales, este ser especial.  Al menos quedaron sus grabaciones. Este que les comparto es su primer disco oficial: “Vida”. Un álbum pletórico de juventud, vitalidad y ganas de vivir. Muy distinto en este sentido a “Muerte”, el que les compartí en el post anterior, porque en este aparece constante – como un concepto que recorre todo el disco – la muerte. Acá, aparece la vida. Así que se los dejo para vuestro placer y disfrute: CancerberoVida.                                                                                                                        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: